Bodega

El apasionante proyecto que se ha denominado genéricamente Bodega La Hijuela, está conformado por dos realidades paralelas y complementarias que, trabajando en ellas con tesón, rigor y profesionalidad, hacen posible el producto final deseado: un gran vino monovarietal de la variedad de uva Syrah. Nos referimos, obviamente, a los viñedos de La Hijuela y, por otro lado, a la bodega, propiamente dicha.

Los viñedos

vinedosLa finca principal se encuentra ubicada en el suroeste de la Isla de Tenerife, a una altitud aproximada de 400 metros sobre el nivel del mar, en la comarca denominada Machado, término municipal de El Rosario, en la isla de Tenerife (Archipiélago de las Islas Canarias – España).

En esta zona de la isla de Tenerife se disfruta de un clima seco y templado durante todo el año, predominando los vientos alisios. Un clima estable, absolutamente ideal para el desarrollo de la variedad Syrah.

Esta finca, aunque está situada en una zona y municipio relativamente alejado de la comarca de Acentejo, está incluida en el ámbito de la denominación de origen “Tacoronte-Acentejo”. De hecho, La Hijuela es la única bodega homologada y legalmente reconocida como tal por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Tacoronte-Acentejo en el municipio de El Rosario.

Cuenta con una extensión de 15.000 metros cuadrados, de los que 10.000 metros cuadrados están dedicados a la plantación de la vid, por medio de unos viñedos estructurados en base a la modalidad de “cordón simple en espaldera”.

Este sistema consiste en formar un cordón permanente a más de 50 centímetros del suelo generalmente, como prolongación del tronco de la cepa. El cordón unilateral se dirige en un único sentido apoyado en el hilo portor. En la parte superior del cordón se seleccionan sarmientos para formar pulgares de poda corta, normalmente de dos yemas, que se disponen lo más equidistantes y verticales posibles.

Los sarmientos nacidos de cada pulgar son conducidos en la espaldera mediante los hilos de vegetación. Pretende ser más sencillo en su formación, facilitar la continuidad de las partes permanentes y con ello de los pulgares del área foliar y de los racimos. La poda en pulgares facilita la regularidad en el crecimiento de los sarmientos y en la cantidad y calidad de la cosecha.

La regularidad que Bodega La Hijuela puede alcanzar con este tipo de sistema de conducción y con la poda, facilita la mecanización de las intervenciones en el viñedo tanto de la poda como de la vendimia y del resto de técnicas a aplicar.